Henry Miller, autor prolífico y padre de algunos títulos incluidos entre las “grandes obras” del siglo XX, escribió 11 mandamientos que siguió en su propia rutina de trabajo.